11 Things You Can Do to Reduce the Risk of Spreading C. Diff

11 cosas que puedes hacer para reducir el riesgo de contagio de la C. difficile

C. difficile es el nombre de una infección frecuente que puede transmitirse fácilmente causada por la bacteria clostridioides difficile. La infección hace que la pared de tu colon (intestino) se inflame, lo cual causa una diarrea grave y acuosa. Si no se trata, puede causar una complicación grave denominada megacolon tóxico.

La C. difficile afecta a 250,000 personas en Estados Unidos cada año. Algunas personas la contraen solo una vez en todas sus vidas, pero si tienes una infección de la C. difficile, hay una probabilidad de hasta el 25% de que tengas un relapso (la misma infección reaparece) o de que la contraigas nuevamente durante las ocho semanas siguientes. Personas que toman o que han tomado recientemente antibióticos tienen un mayor riesgo para infecciones de la C. difficile, especialmente si tienen un sistema inmunológico débil.

La bacteria vive en las heces (excremento), en el suelo y en el agua. Se propaga fácilmente y puede vivir durante mucho tiempo en superficies duras y suaves, tal como en las sábanas y en la ropa. Si alguien que tiene la C. difficile en sus manos toca la manija de una puerta y tú la tocas después de eso, la bacteria pasará a tus manos. Podrá entrar entonces a tu sistema gastrointestinal si tocas tu boca o si manipulas alimentos antes de que laves tus manos.

Protégete y a otras personas para que no tengan infecciones de la C. difficile en un entorno médico

Si eres una paciente en un hospital, en instalaciones especializadas de enfermería o en un centro de rehabilitación, tendrás un mayor riesgo de contagiarte de una infección de la C. difficile, no solo porque probablemente tengas un sistema inmunológico débil debido a la condición por la que estás yendo a las instalaciones, sino que también por la cantidad de personas que se encuentran allí.

Aquí encontrarás algunos pasos que puedes tomar para reducir el riesgo de contagio de C. difficile en instalaciones médicas:

  1. Asegúrate de que todos los trabajadores médicos y las personas que te visiten laven sus manos antes que te toquen a ti y a tus objetos personales. Si no viste si lavaron sus manos, pídeles que lo hagan.
  2. Lava bien tus manos con jabón y agua cada vez que uses el baño. Si usas una cómoda al lado de la cama, pide que la transporten cerca de un lavabo para que puedas lavar tus manos o usa un desinfectante de manos que no requiera agua.
  3. Lava tus manos antes de comer o beber. Si no tienes acceso a un lavabo, pide al personal o a algún amigo que te proporcione un desinfectante de manos que no requiera agua para que lo uses mientras estás en tu cama o sillón.
  4. Permite que el personal de limpieza tenga acceso a tu entorno. Despeja todos los objetos del velador o de la mesita de noche y quita cualquier prenda o sábana de las rieles adyacentes a la cama para que puedan limpiarse.

Los pacientes a quienes diagnostican infecciones de la C. difficile no deberían compartir una habitación con alguien que no tenga la infección. Si compartes una habitación y tu compañero de cuarto se contagia de la C. difficile, pide que te transfieran.

Detén la propagación de la C. difficile en tu hogar

household cleaning supplies

La C. difficile no solo afecta a personas en instalaciones médicas. También puede pasar eso en tu hogar.

Aquí encontrarás pasos que puedes tomar para reducir el riesgo de propagar la C. difficile en tu hogar:

  1. Si tu hogar tiene un segundo baño, reserva uno para la persona con la infección de la C. difficile para limitar la exposición a otras personas.
  2. Si tu hogar solo tiene un baño, asegúrate que el asiento y la perilla del retrete, así como los grifos, los interruptores de las luces y la manija de la puerta se limpien con un desinfectante con cloro después de cada uso.
  3. Si la persona infectada no puede moverse, mantén un desinfectante de manos que no requiera agua cerca.
  4. Limpia las superficies comunes del hogar (las manijas de las puertas, los interruptores de las luces, las agarraderas de la refrigeradora, etcétera).
  5. Lava la ropa (especialmente la ropa interior), las toallas y las sábanas por separado con agua a la mayor temperatura posible.
  6. Usa guantes desechables mientras manipulas ropa y sábanas, especialmente si la persona tiene incontinencia (no puede controlar sus intestinos). Lava tus manos después de que te saques los guantes.
  7. Báñate con jabón para remover la C. difficile que pueda encontrarse en tu piel.

Este recurso se preparó con el apoyo de Seres Therapeutics y Nestle Health Science.

From Your Site Articles
  • 11 Things You Can Do to Reduce the Risk of Spreading C. Diff ›
  • Clinically Speaking: Questions and Answers About C. Diff ›
  • ​C. Diff​ 101 ›
  • Doctors Said It Was Probably Just a Stomach Bug — It Wound Up Being C. Diff ›
Related Articles Around the Web